¡Muéstrale quién manda a tu ansiedad!

con No hay comentarios

Antes de tomar decisiones importantes, muchas personas las consultan con gente de su confianza, gente que creen está calificada de algún modo para entender la situación y dar consejos prudentes. En el trabajo, es posible que a veces solicites la opinión de alguna persona en especial porque es quien tiene más conocimiento sobre la empresa, clientes o empleados. O puedes pedir la opinión de un amigo porque le consideras una persona centrada y prudente, que sabes que te apoya.

Sin embargo, cuando se trata de cuestiones personales, con frecuencia vemos que la gente pide opiniones a personas que no han demostrado suficientes de las cualidades que debe tener un buen consejero. Lo que ocurre aquí es que cuando estamos presas de la ansiedad, dejamos que esta sea quien manda.

Es importante mencionar que la ansiedad (y básicamente todas las emociones fuertes) suelen ser muy malas para predecir lo que puede ocurrir con precisión. La ansiedad es excelente cuando se trata de anticipar lo peor, pero es más frecuente que aquellas cosas que tenemos miedo ocurran, simplemente no pasen y nuestro miedo resulte ser innecesario. Cuando lo peor si llega a ocurrir, suele pasar que no es tan malo como nuestra ansiedad nos hace pensar. Si la predicción del clima fuera tan mala como la ansiedad es para adivinar lo que va a pasar, ya no utilizaríamos los servicios metereológicos. A pesar de esto, seguimos confiando en nuestra ansiedad para decisiones importantes.

La ansiedad es un sentimiento que busca evitarnos alos riesgos y es difícil resistirse al temor que nos genera porque la ansiedad tiene conocimiento íntimo de nuestros pensamientos y temores, y los usa para lograr su objetivo. Es importante recordar que, aunque la ansiedad es poderosa, con frecuencia es un mal consejero. Las emociones fuertes rara vez consideran toda la información relevante y nos llevan a tomar decisiones equivocadas. Por esto, cuando sentimos ansiedad o alguna emoción fuerte como la ira, nos tomemos tiempo antes de decidir cualquier cosa. Este tiempo puede ser esperar unas horas a calmarnos o incluso un dia. Con tiempo, las cosas suelen ya no parecer tan apremiantes o peligrosas.

Para tomar decisiones acertadas, es importante considerar todos los factores alrededor de los problemas. Darles un peso balanceado a cada uno, sin dejar que alguna emoción intensa lo haga parecer más grande de lo que realmente es. Es posible preguntarle a nuestros sentimientos su opinión y considerarla al tomar nuestras decisiones. Pero no debe dárseles todo el control ni todo el poder a nuestras ansiedades y miedos.

Tu vida será mejor y funcionará mejor cuando aceptas el reto de ser tu propio jefe y encuentras el balance entre la ansiedad y las emociones fuertes con el resto de la información necesaria para tomar las decisiones importantes en tu vida. La realidad es que muy probablemente seas mucho más fuerte y capaz de lo que tu crees. Aprovecha esa fuerza y descubre lo que puedes lograr. ¡Muéstrale a tu ansiedad quién manda!

¿Tienes dificultad para mostrarle a tu ansiedad que tu mandas? Ponte en contacto con nosotros para aprender más sobre la terapia para la ansiedad y aprender maneras para tomar el control de tus emociones.